Alguien nos ama, a pesar de todo

Alguien que conoce nuestro barro no deja de querernos y de amarnos, a pesar de todo…

Por: P. Fernando Pascual | Fuente: Catholic.net

Es hermoso poder amar y ser amados. Hay personas que nos dan su afecto porque aprecian nuestras cualidades, nuestra alegría, nuestra eficacia. O quizá nos aman porque resultamos simpáticos, tenemos un corazón bueno, sabemos animar a quien está a nuestro lado.

Cuando descubrimos que otros nos quieren, intentamos conservar en ellos la buena imagen que tienen de nosotros. Queremos que piensen que somos honestos, generosos, que tenemos cualidades. Nos dolería mucho que descubriesen nuestros defectos, que saliesen a la luz debilidades, faltas, traiciones más o menos serias a la amistad. Nos da miedo perder a quien es amigo de verdad.

Pero no siempre es posible aparecer como hombres buenos. Tarde o temprano un enfado, un momento de pereza, una cobardía, una condescendencia a un placer ilícito salen a la luz. El amigo, el compañero, tal vez el familiar que tanto confiaba en nosotros, descubre ese lado oscuro que hasta ahora habíamos ocultado con tanto esfuerzo. Entonces tenemos miedo: ya no se nos ve como hombres buenos. Quizá perdamos pronto a un amigo.

El pasado no puede ser borrado. Una vez que la falta ha sido cometida queda allí, escrita, como historia imborrable. A veces corre de voz en voz. Otras veces (muchas, por desgracia) los hechos son aumentados, son agigantados, y la calumnia y la murmuración hacen el resto. Una tarde de paseo con un amigo o una amiga de la infancia se convierte poco a poco en una traición constante al esposo o a la esposa a quien siempre fuimos fieles. Cuando ella o él llega a saberlo, su mirada, triste, dolorida, nos clava una espina profunda, nos llena de dolor, quizá incluso de amargura y desconsuelo.

La historia de nuestras relaciones con Dios es distinta. Sabemos que nos conoce y que nos ama siempre, que nos ofrece su cariño a pesar de todo. No podemos ocultar ante Su corazón lo que hicimos: un pecado, un coqueteo con la tentación, una cobardía cuando estábamos llamados a vivir honestamente nuestros compromisos de familia y de trabajo. No hay caretas con las que podamos engañarle y hacerle creer que somos buenos.

Esta es la gran paradoja del cristianismo, su gran misterio. Si el amigo traicionado puede cerrarnos la puerta, puede dejarnos abandonados, puede no contestar el teléfono cuando descubre que llamamos, Dios nos quiere, a pesar de todo. Su amor es demasiado grande, quizá incluso nos puede parecer injusto. Conoce cada minuto que cedemos al egoísmo, cada escapada de nuestra imaginación enloquecida, cada rencor acumulado en lo más profundo de nuestro corazón. Eso no le asusta: deja las puertas abiertas para que regresemos, para que podamos volver a sus brazos, para que demos un paso hacia atrás y abandonemos ese pecado, ese gesto de soberbia, y nos arrodillemos, humildemente, sencillamente, para pedir, una vez más, perdón.

Quizá no comprenderemos nunca por qué Dios nos quiere tanto. Nosotros quisiéramos que terminase con los criminales, que llenase el infierno con quienes abusan de los niños, que lanzase un rayo para impedir que los ladrones roben a gente anciana o para que los “listos” no triunfen en los negocios a base de trampas y de fraudes. Su silencio nos deja sorprendidos. Tal vez comprenderemos que es el mismo silencio con el que nos mira a nosotros, a nosotros que condenamos fácilmente cuando muchas veces hemos hecho cosas malas, tal vez peores que las que acusamos en los demás.

Así es Dios, un misterioso enamorado del hombre. De cada hombre: de mí, con mi historia, mis defectos, mis pecados. De aquellos que me han hecho daño, que me han traicionado, que no eran tan amigos como me imaginaba. Cuando penetremos un poco ese misterio seremos capaces de ser buenos con los malos, como nos enseñó Jesucristo. Podremos rezar el Padrenuestro con esa frase que nos cuesta, pero que nos llena de esperanza: “Perdónanos… como también nosotros perdonamos…”.

No somos perfectos. Los otros, los más íntimos, tampoco. Sólo cuando aceptemos nuestra realidad podremos acercarnos, como los publicanos y las prostitutas, a Cristo. Nos dirá que no nos condena. Nos pedirá que no pequemos más. Nos amará. No porque lo merezcamos, sino porque nos quiere de un modo misterioso y grande. Entonces sí podremos perdonar, y pedir también a quien fallamos su perdón, su afecto.

Ante los ojos de Dios, cada conversión hace el cielo será más hermoso y la vida más bella. Habrá fiesta entre los ángeles, bailes y cantos de alegría. Alguien que conoce nuestro barro no deja de querernos y de amarnos, a pesar de todo…

 

La vida hay que disfrutarla

Disfruto terminar la jornada cansado y satisfecho, y tantas cosas más… Y Dios disfruta vernos disfrutar la vida.

Por: P Evaristo Sada LC | Fuente: www.la-oracion.com

Disfruto caminar descalzo en la playa. Disfruto una cabaña con chimenea en la montaña. Disfruto el aroma de un buen café. Disfruto la mirada de un niño al recibir su primera comunión. Disfruto la gozada de Jesús al entrar en el corazón de ese niño.
Disfruto contemplar las estrellas. Disfruto la satisfacción de un padre en la graduación de su hijo más pequeño. Disfruto los aplausos en el funeral de un sacerdote fervoroso. Disfruto un buen filete asado a las brasas. Disfruto las lágrimas de un anciano cuando por fin recibe visita en el asilo. Disfruto ver que las heridas más hondas de la vida llegan a ser fecundas. Disfruto cuando todos los semáforos me tocan en verde. Disfruto beber la Sangre de Cristo cada mañana. Disfruto terminar la jornada cansado y satisfecho, y tantas cosas más…. Y yo creo que Dios disfruta vernos disfrutar la vida.

Me gusta conversar con Alois, el jardinero de nuestra casa en Roma. Un día le pregunté si disfrutaba lo que hacía. Me respondió que al inicio Dios dijo al hombre que trabajara y comiera. Y yo le dije: “Y que rezara”. Alois me aclaró que no, que Dios no le pidió a Adán que rezara. Le pregunté: “¿Entonces qué hacía Adán cuando salía a caminar con Dios por el jardín del Edén en la brisa de la tarde? ¿Trabajar o rezar?” Respondió: “Ninguna de las dos, se la pasaban bien juntos, era como un pasatiempo…”

Estoy de acuerdo con Alois: hay que pasarlo bien junto a Dios. El buen cristiano disfruta los dones de Dios en la creación, le alaba y le pregunta sorprendido: “¿qué es el hombre para que te acuerdes de él?” (Sal 8, 5). Y orgulloso de su Padre reconoce: “Bueno es el Señor para con todos, y sus ternuras sobre todas sus obras” (Sal 145,9) “Y vio Dios que era bueno… muy bueno” (Gn 1,4.10.12.18.21.31)

Disfrutar no es ceder a las tentaciones de pecado abusando de la bondad y la confianza de nuestro Creador. El pecado rompe la armonía y lo echa todo a perder. Pecar es fallar al amor.

En cambio, tocar el instrumento que más te apasiona en la sinfonía de la historia, y tocarlo con todo el corazón, te realiza y te hace feliz. Y tocarlo en la presencia de Dios es una forma de oración.

Creo que disfrutar las cosas buenas y bellas de la vida (aunque sean difíciles), acordarse de Dios en esos momentos y decirle: “¡Gracias!”, es una oración que arranca de Dios una sonrisa

Para escribir tus comentarios entra a La vida hay que disfrutarla
Esperamos tus comentarios, participa. Comparte tu sed y tu experiencia de Dios con apertura y humildad, para ayudarnos entre todos en un clima de amistad.

Este artículo se puede reproducir sin fines comerciales y citando siempre la fuente www.la-oracion