Como en un colectivo

Meditación sobre el rumbo de nuestra vida

Por: Reflexiones Siglo XXI | Fuente: Catholic.net

“En la gran ciudad me impresionan –dice José Pereira- esos grupos grandes de gente que se juntan a ciertas horas del día, esperando el micro, el colectivo, el tren . La gente que va al trabajo o vuelve a su casa, hace fila por donde pasan los colectivos cargadísimos de gente, cada uno con su recorrido de siempre, igual que el tren. Pienso –dice Pereira- que esto es como la vida misma. En la vida elegimos adónde queremos ir y nos juntamos con la gente que hace el mismo camino… Y es ésa la línea que nos lleva al lugar donde queremos llegar. El otro colectivo se va para otra parte, y nosotros sabemos adónde queremos ir.”

Usted mi amigo, ¿Sabe adónde quiere ir? ¿Sabe adónde quiere llegar?

La familia cristiana, la comunidad cristiana, es como un gran colectivo; como un inmenso colectivo o tren, en el camino de la vida. Elegimos un camino para llegar a Dios, y vamos juntos en el mismo transporte.
Por el amor de Dios, Jesús nos carga en su Corazón grande; él es nuestro transporte y también nuestro camino. Nuestra meta es la casa del Padre Dios.

Gracias Señor, porque tengo un lugar adonde ir, porque mi vida tiene sentido. Gracias porque pertenezco a una familia grande, la familia cristiana que tiene una misma meta. Una comunidad que peregrina unida, ayudándose en el camino. Te pido la gracia de estar bien integrado a esa familia, de actuar como el que ayuda a avanzar y no como el que frena; de sentirme amigo, de ser propiamente hermano en mi comunidad cristiana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *